La calle más famosa de todo Madrid y posiblemente de toda España

Esta famosa calle se fundó entre los años 1910 y 1929 y se ideó para conseguir comunicar el Barrio de Salamanca con el Barrio de Argüelles.

La Gran Vía de Madrid es sin ninguna duda la calle más famosa de Madrid y seguramente una de las más conocidas (si no la más) de toda España. No siempre se ha llamado Gran Vía de Madrid, pues hace años se llamó “Avenida de Rusia” o “Avenida del Quince y Medio”, aunque el nombre más trascendente fue “Avenida de José Antonio” desde la victoria del bando nacional en la guerra civil.

Un poco de historia de la Gran Vía de Madrid

La Gran Vía de Madrid no siempre ha sido una calle, existió antes de como calle como zarzuela. Su nacimiento tuvo lugar el 4 de abril de 1910, fue el mismo Rey, por entonces Alfonso XIII, quien comenzó las obras de esta emblemática calle picando con una piqueta de plata la primera de los casi 300 edificios que hubo que derribar para llevar a cabo las obras de la Gran Vía de Madrid. La casa donde Alfonso XIII picó y la primera en ser derribada fue “la casa del cura”.

Esta calle comercial y bulliciosa, fue la calle más vanguardista de toda España cuando finalizaron sus obras. No siempre se ha llamado así, algunos de sus nombres fueron “Pí y Margall” y “Eduardo Dato” (se debe a cuando esta calle estaba compuesta por varios tramos), “Avenida de CNT, México y Unión Soviética”, “Avenida de los Obuses”, “Avenida del Quince y Medio”, “Avenida de José Antonio” y en 1980 fue cuando pasó a denominarse “Gran Vía de Madrid”.

 La idea de crear una calle emblemática con el estilo tipo “Broadway” en Madrid nació en 1862 cuando el centro de Madrid tuvo un rediseño, aunque no fue hasta el año 1899 cuando los conocidos arquitectos de la época José López Salaberry y Francisco Octavio Palacios llevaron el proyecto y este fue aprobado para su construcción. Comenzaron las obras en 1910 y hubo que demoler cerca de 300 edificios y reconstruir alrededor de 50 calles. Las obras de La Gran Vía de Madrid finalizaron en 1929 y supusieron una comunicación perfecta entre el centro de Madrid y la Plaza de España. La Gran Vía de Madrid constituía una avenida ancha y un eje moderno tanto para circular en la cada vez más concurrida red de tráfico de la ciudad como para hacerlo dando un paseo donde modernas cafeterías, sus terrazas, enormes cines y auténticos palacios populares eran un regalo para todos los transeúntes de este calle.

Aunque la calle tuvo como hemos comentado antes otros nombres la gente la conocía desde su fundación como “Gran Vía” de modo que cuando se adoptó este nombre en 1980 no hubo más que ponerle el nombre más “normal” para lo que desde el principio era normal para todos los madrileños. El cambio mucho más destacado fue el de la transformación de los cines cuando pasó a denominarse “Gran Vía de Madrid”. Ya que estos se transformaros en enormes salas de fiesta que poco a poco acabaron derribando en espectáculos de “destape” para conseguir atraer otro tipo de público. También algunas cafeterías subieron cambios importantes y pasaron a convertirse en locales de comida rápida.

Por la Gran Vía de Madrid hemos visto desfilar a personajes muy importantes en la historia tales como los tripulantes de la nave “Apolo XI” Neil A. Amstrong, Edwin E. Aldrin y Michael Collins. El presidente Eisenhower, quien presidió entre 1953 y 1961 los Estados Unidos y los actuales reyes de España Felipe VI y Letizia el día de su proclamación.

La Gran Vía rechazada por los vecinos de Madrid

Por raro que suene es cierto. El proyecto que en 1910 comenzó a llevarse a cabo arrancó un completo rechazo por todos los madrileños debido principalmente a su alto coste y al derribo de casi 300 edificios y la expropiación de algo más de 30 terrenos. También por la desaparición de 14 calles y el recorte del trazado de otras 34 como son el caso de la calle de San Miguel o la calle Jacometrezo.

Durante la realización de esta obra se tuvo que llevar a cabo otra obra paralela en la que se llevó a cabo el alzamiento de un empedrado de mas de 26.000 metros con más de 9.000 metros de aceras en las que se instalaron casi 300 farolas. Las cañerías también sufrieron esta remodelación   y modernización y se suprimieron cerca de 14.000 metros de cañerías.

El coste total de la obra de la Gran Vía de Madrid se ha estimado en un precio total de 29 millones de las antiguas pesetas, algo más de 174.000 euros.

El edificio Carrión de la Gran Vía de Madrid y sus cines “Capitol” instalaron el primer aire acondicionado en España.

Se puede afirmar que el primer aire acondicionado de España se instaló en la Gran Vía, fue en 1933 en el edificio Carrión donde se encontraban los cines “Capitol”. El tamaño del aparato de aire acondicionado era igual que todo el patio de butacas del cine y se combatió el sofocante calor que había durante los meses de verano. De lo que no existe ningún registro es sobre el ruido que hacía o no hacía durante las proyecciones.

La Gran Vía de Madrid, un paseo de cine

Que la Gran Vía tiene una esplendorosa belleza es algo evidente, tan evidente que el séptimo arte durante años ha puesto sus ojos en esta emblemática calle. Ha sido escenario de multitud de películas tanto de cine español como lugar de visita de múltiples estrellas de Hollywood.

El primer director que utilizó esta calle como decorado fue Edgar Neville para la película de 1950 “El último Caballo”. Más tarde directores como José Luis Garci en 1981 la utilizó para grabar “El Crack”, Alejandro Amenabar en 1997 para grabar de forma desierta por prácticamente única vez en su historia la película “Abre los ojos” y Alex de la Iglesia en 1995 la utilizó para la película “EL día de la bestia”.

Relax subterráneo en la Gran Vía de Madrid

Existe un spa en el mismo centro de Madrid y lejos de los ruidos y agitación de toda la ciudad, se encuentra en el “Hotel Senator Gran Vía 70” situado como su propio nombre indica en Gran Vía, nº 70.

Este spa es perfecto para desconectar del estores y del ruido de la urbe debido a su privilegiada posición, pues está situado bajo la Gran Vía, es subterráneo. Allí podrás disfrutar de piscinas tematizadas y climatizadas a distintas alturas para modificar su temperatura, baños turcos, jacuzzi, … incluso una cueva de hielo que conseguirá transportarte a sensaciones exóticas.

Un auténtico tesoro en el mismo centro de Madrid y bajo su corazón

Centenario de la primera casa en La Gran Vía de Madrid

A parte de grandes edificios y de la riqueza arquitectónica de toda la calle destacamos la primera casa que se construyó allí y que hace poco ha cumplido 100 años. Fue en 1916 cuando se finalizó la construcción de esta casa situada en Gran Vïa, nº 8 esquina con la calle de Vïctor Hugo.

Club Militar de la Gran Vía de Madrid

A la altura del número 13 de la Gran Vía hay un edilicio de estilo Art Nouveau donde está la sede el Centro Militar de los Ejércitos, conocido como Casino Militar es un edificio inaugurado por Alfonso XIII en 1916 y reúne alrededor de 1.200 socios que pagan entre 11 y 16 euros para realizar actividades de esgrima, zarzuela y coloquios entre otros.

Contiene una magnífica biblioteca, cafetería, restaurante y hasta una peluquería. Ha perdido fuerza con el paso de los años debido al envéjecimiento de gran parte de sus socios pero sigue manteniendo ese encanto natural que durante años ha mantenido. Un inversor chino puso un cheque en blanco para su compra pero fue rechazada su oferta.

La numeración de la Gran Vía de Madrid

La numeración actual de la genial calle madrileña no ha sido así siempre. En 1917 la numeración comenzaba entre la Red San Luis y la Calle Alcalá comenzando en el primero de estos la numeración. Cuando el segundo tramo finalizó se modificó esta numeración colocando el inicio de la vía en el conocido edilicio Metrópolis.

Modificación del itinerario original trazado

El trazado recto de la Gran Vía de Madrid que planificó José López de Salaberry y Francisco Andrés Octavio se modificó y perdió ligeramente esa idea de que fuera una linea recta. Esto fue debido a que el trazado ideado pasaba por encima de tres iglesias que se decidió salvar. Estas iglesias eran la parroquia de San José, el oratorio del Caballero de Gracia y la iglesia de San Francisco de Borja, está última ya desaparecida.

La Gran Vía de Madrid, avenida sin circulación de coches

Parece una utopía pero en 2009 Miguel Oriol e Ybarra proyectó un paseo con árboles, lagos, grandes jardines, palmeras, arbustos,… La idea nació para liberar a la capital de contaminación y poner a Madrid a la vanguardia de urbanismo verde.

El manto verde que habría en la Gran Vía estaría sobre un túnel para el paso de vehículos con un aparcamiento para 3.000 coches. El arquitecto que proyectó este parque la defendió mediante el coste que llevaría pues como máximo supondría tan sólo el 8% del coste total que llevó remodelar la M-30.